lunes, 15 de enero de 2018

Balnearios - Reseña

Sexta entrega de la serie “Cuadernos de Ficción”, literatura contemporánea temática. 11 escritores y 11 ilustradores combinan sus artes alrededor de un tema en común: en este caso “Balnearios”.
Escriben en este número: Agustín Acevedo Kanopa, Martín Arocena, Carolina Cynovich, Leandro Delgado, Gustavo Espinosa, Hugo Fontana, Hoski, María Inés Krimer, Carol Milkewitz, Diego Recoba, Valentina Viettro.
Ilustran: A. Rodríguez Juele, Diego Rey, Maco, Matías Vergara, Pablo Fernández, Manuel Loza, Lauri Fernández, Guillermo Hansz, Gabriel Serra








Al empezar a escribir esta reseña, me di cuenta de una cosa importante: la palabra  «balneario» no significa lo mismo en todos los países hispanohablantes. Entonces llegó la conclusión obvia; hay que explicar qué significa por acá, en Uruguay, para poder contar de qué tratan estos cuentos y qué tienen en común. Ahora, capaz que no es tan fácil.

Fuente
Una respuesta capaz rápida sería que son lugares donde la gente suele ir a vacacionar, a veces cerca de alguna playa. Ahora bien, hay gente que vive en los balnearios, y muchos de ellos rápidamente se han convertido más en lugares de residencia que de veraneo. ¿Es que hay casas y no edificios, calles sin asfalto? Todo eso está cambiando. ¿Es balneario un cierto equivalente de barrio en algunos lugares? ¿De pueblo? ¿De qué? En definitiva, nada como ir a un balneario para saber lo que es un balneario. Y estos cuentos tienen esos lugares como punto común.

Decidí leer este libro por el mismo motivo que Género Oriental: porque Carolina Cynovich, una escritora amiga a la que admiro mucho, publicaba uno de sus cuentos en la antología. Es más, los compré el mismo día. Debo decir que, aunque ambos me gustaron mucho, el de esta antología me gustó más. Los dos tienen un nosequé muy Caro, de cualquier manera.


En general, podemos decirle adiós a la atmósfera veraniega y relajada que suele inspirar la palabra que da título al libro. La mayor parte de estos relatos se nutre de melancolía y penumbras, de hechos siniestros, de desidia y de un sentimiento que se me hizo bastante gris. También hay lugar para lo raro y lo incómodo, y en menor medida para lo entrañable. Quizás en Mijaíl, de Carolina Cynovich, o en ¿Qué es un balneario?, de Carol Milkewitz, que son dos de mis favoritos y los menos oscuros.

En un punto me gustó el enfoque que se le dio a algo tan fácil de volver cotidiano como lo es un balneario. Por otra parte, al rato me hizo sentir —solo algunos relatos, o quizás la suma de tanta sombra— como si estuvieran intentando demasiado ser oscuros o tristes, como si las cosas tuvieran que ser decadentes para ser válidas o buena literatura. Pero esto se dio sobre todo en los dos relatos que no me gustaron y en los tres que msé, no en el resto, que sí disfruté mucho y que me dieron ganas de leer más de estos autores.

Hay una cierta distancia entre mi lectura y la reseña, por lo que no voy a detenerme en cada uno de ellos. Quiero resaltar ciertas cosas, sí, como las sensaciones rarísimas que me provocó El olor de las hormigas, de Agustín Acevedo Kanopa, lo mucho que me enganchó Valizas, de Hoski, y la sorpresa que fue Cuesta Blanca, de Diego Recoba, con ese tono siniestro que no para de crecer hasta el final. La distancia, de Valentina Vietro, como cierre, me hizo sentir extrañamente cerca y lejos.

Los demás, si bien me gustaron más o menos —o no—, no permanecieron tanto en mi memoria como para hablar de ellos, pero también tuvieron sus momentos. Quizás sea necesaria una relectura para que algunos me terminen de cerrar.


Es importante comentar que cada cuento está acompañado por una ilustración —todas de diferentes ilustradores, como dice la portada—, y más de una me gustó bastante. Sobre todo la de Maco, que ya habrán visto ser nombrada en este blog con anterioridad. No voy a subir fotos para mostrarles porque presté el libro, pero les recomiendo que, si tienen la posibilidad, husmeen sus páginas para ver lo lindo que es.

En definitiva, fue una lectura interesante que me dejó sensaciones diferentes, algunas más inquietantes que otras, y que también me ayudó a conocer a más autores, que espero poder leer con más detenimiento en el futuro.

Espero que estén teniendo un precioso verano, quizás en algún balneario ♥.

9 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues no conocía el libro, la verdad, pero tampoco me llama la atención así que lo dejaré pasar. Gracias por la reseña :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    No sé si este libro lo venden en España pero sin duda me has dejado con la miel en los labios. Es verdad que aquí en España un balneario no es cómo allí en Uruguay, aquí es más una zona de un hotel o complejo en el que se encuentran las zonas de masajes y piscinas climatizadas, pero sin duda creo que vale la pena darle una oportunidad.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Mira siempre es bueno saber lo que significa una palabra en varios sitios porque yo siempre la he asociado a lo que es aquí en España, jejeje. No pinta nada mal este libro, lo que no me hace demasiado es que sean varias historias, pero bueno, si me lo encontrase por aquí igual no le diría que no.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me parece interesante que se trate de una antología, el formato de relatos me gusta y tiene el plus de ir acompañado de ilustraciones. Manejamos el mismo concepto de balneario y en un principio pensé que se iría más por una temática del verano y las vacaciones, veo que todo lo contrario porque predomina la melancolía y un ambiente gris, eso me da curiosidad. Si se me presenta la oportunidad no descartaría leerlo.
    Gracias por darnos tu opinión.
    ßƐS❤S

    ResponderEliminar
  5. Hola :D
    Pues debo echarle un ojo porque no suelo leer cuentos y quiero leer más :P
    Muchas gracias por la recomendación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola linda. Estoy regresando lentamente y sos la primera que visito xD
    Nunca se me ocurrió lo de explicar qué es un balneario porque vivo en uno pero es verdad que puede tener significados muy diferentes incluso dentro de nuestro país.
    Sobre el libro, yo no soy mucho de los cuentos pero si me lo pusieran en frente le daría una oportunidad.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola guapísima!
    Yo sé que balneario allí no significa lo mismo que aquí porque en una reseña tuya ya lo comentaste creo o algo así y ya se me quedó grabado jaja Ay me echa mucho para atrás lo que comentas de que parece que intentan ser oscuros a propósito pero que tengan ilustraciones es un punto a favor <3 me encantan los dibujos, así soy xD
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    No lo conocía pero me han dado ganas de darle una oportunidad, suena como una lectura interesante. Muchas gracias por la reseña.
    Un beso grande :D

    ResponderEliminar
  9. Hola Sofi! había visto a través de la web esta serie de cuadernos de ficción pero nunca había leído sobre ellos y tenía mis dudas, me parece interesante para conocer autores uruguayos contemporáneos.
    El "balneario" como espacio para contar una historia me parece genial, lo tendré en cuenta. Gracias por tu recomendación, besos.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: