jueves, 17 de mayo de 2018

Yo maté a Eugene Foster - Reseña

Eugene Foster es uno de los salvadores de Grandana. El mejor de todos. El que más manda y más mola. Es apoteósico. Increíble, maravilloso, magnífico además de encantador. La repera. Absolutamente genial. Apasionante. Único e inimitable. Un maldito superhéroe.
Bueno. O no. Eugene Foster fue un salvador. Ahora está muerto y es un fantasma.
En una ciudad donde ya no hay crímenes, él aparece muerto en las vías del tren. Eugene Foster necesita ayuda de una médium y una funcionaria para resolver su propio asesinato, sin saber que puede estar removiendo los cimientos del propio sistema. 






Algunos de ustedes ya conocerán a Andrea por su anterior novela, Las cenizas que quedan, o por su fuerte presencia en redes. Quizás algunos hayan leído su entrevista en este blog. Si quedaron con ganas de leer algo suyo y todavía —¿todavía?— no se deciden, les comento que esta novela fue publicada en Lektu, y que pueden ir a buscarla allí.

Fuente
Esta es una novela cortita, ligera, que se apoya en el humor pero tiene un alto trasfondo políticoPolítico no en un sentido partidario, que sé que muchos confunden. Político en cuanto a lo distópico oculto tras lo utópico, bañado por una capa de humor que hace que nos demos cuenta de a poco de lo podrido que está todo en realidad. Quizás esto sea lo mejor. 

Más allá de eso, es una novela cortita y muy ágil, que se puede leer muy rápido —no fue mi caso porque leo los ebooks en el celular, en las horas muertas, y casi no tuve horas muertas estos meses—, por lo que no lo empiecen esperando que pasen muchísimas cosas y profundice en ellas. Esta novela es la primera parte de una saga, así que va a darnos solo la información suficiente para endulzarnos y un final que nos va a enganchar irremediablemente.

Tenemos tres personajes principales; el protagonista es Eugene Foster, quien se nos presenta como un fantasma, inmediatamente después de su muerte. Después, tenemos a Adrastea Bitar, una bruja médium, y a Dima Abena, amiga de Adrastea, que aportará sus conocimientos y contactos a la causa. Los tres tienen personalidades muy marcadas y fuertes; quizás Adrastea sea la más suave de los tres, pero eso no quiere decir que sea débil. Es también importantísimo cómo se desarrolla la relación entre los tres, porque avanza según la trama, lo que los hace mucho más creíbles.

Fuente
La ambientación es mi parte favorita, y ya veo que Andrea no decepciona en ese sentido. Si bien no se nos dan grandes explicaciones y conocemos este mundo de a poco, tenemos varios elementos que lo hacen bien interesante. Para empezar, ciertas criaturas mágicas son de lo más normales. Además, estamos en el futuro. Y si bien todo parece muy limpio, organizado y tranquilo, de a poco vamos viendo que no es así y que la corrupción abunda. Me muero de ganas de ver hasta dónde nos lleva la autora en esta historia. Creo que tiene muchísimo potencial, sobre todo por esa mezcla entre futurismo y fantasía más tradicional. Si bien en esta primera parte creo que se explota poco —aunque no me parece mal que la diversidad de especies esté naturalizada, en los detalles—, creo que va a dar más de sí en entregas posteriores

La narración está muy bien; es la responsable de que el humor esté tan presente y que las cosas se lean de forma ágil y fluida. No me voy a meter en si hay erratas o no, que ya vi en comentarios. Lo que vi, además, no es nada grave que no podamos achacar a un descuido. Volviendo a lo que nos importa, es una prosa sencilla que nos permite disfrutar de la historia hasta que estamos demasiado metidos como para darnos cuenta de que nos llevaron a ese lugar en el que todo empieza a cuestionarse. Y me parece genial.

Desde luego, yo lo recomiendo muchísimo. Y voy a leer su segunda parte apenas me sea posible. Y todo lo que escriba Andrea, por supuesto. No sé qué están esperando.

///

Les dejo el cronograma de la Librofest, que sé que muchos por acá estamos esperando con ganas. Voy a participar como moderadora en una de las actividades, «El método científico de las reseñas». No puedo contar demasiado, pero les aseguro que va a ser muy interesante y que estamos poniendo todo de nosotros para que se diviertan mucho.




¿Y? ¿Vienen? ¡Los esperamos!

lunes, 14 de mayo de 2018

El año que el mundo se vino abajo - Reseña + Algunas cositas de la Feria del Libro de Buenos Aires

«Siempre había creído que cuando algo terrible estuviera a punto de suceder, de alguna manera, lo adivinaría, que esas cosas se presienten, como cuando el aire se carga de humedad antes de una tormenta y sabes que más vale ponerte a cubierto hasta que amaine... Ahora sé que no es así, ni mucho menos.»
A sus dieciséis años, perder a su madre es lo más espantoso que le ha tocado vivir a Pearl, un golpe brutal, inesperado, que sacude los cimientos de su vida. El dolor es tan insoportable que no puede evitar canalizarlo hacia su hermana recién nacida, a quien echa la culpa de la tragedia y no podrá perdonar jamás. Y ahora nadie, ni su padre, ni su abuela, ni su mejor amiga ni desde luego su hermanita conseguirán echar abajo el muro defensivo que ha erigido a su alrededor. Pero ¿y si la madre de Pearl no hubiera desaparecido del todo? ¿Y si siguiera, en cierta forma, presente? El mundo puede dar un vuelco en cualquier momento y, cuando eso ocurre, lo más importante es encontrar algo a lo que aferrarse...
Una novela que no sólo devorarás hasta el final, sino que te sorprenderá por sus pinceladas de fantasía y humor, y que, sobre todo, te emocionará y te dará que pensar. 

Había poquito de este libro y, sinceramente, no estaba en mis planes leerlo hasta que Nazarena, de La Libélula Libros, me lo ofreció. Muchísimas gracias por el ejemplar para reseñar ♥. No era que no me llamara la atención ni nada, sino que tenía otras cosas en la mente y por el momento no era prioridad. Me alegra haber tenido esta oportunidad de leerlo, porque hacerlo valió la pena.

Fuente
Como siempre, parece que a mí los libros me llegan mucho tiempo antes de que pasen cosas, pero los agarro apenas después de que pasen —sin darme cuenta—. En este caso, la novela trata del duelo de la protagonista tras la muerte de su madre y yo lo agarré poquito después de que falleciera una amiga. Quizás eso me hizo estar un poco más sensible y juzgar menos a Pearl, la protagonista de la novela. El duelo tiene un componente más complicado: el nacimiento de su hermanita prematura, hija biológica de su padrastro —que es prácticamente un padre para Pearl—. Sin contar demasiado sobre los eventos de la historia, se puede decir que el fin y el medio de la novela es el desarrollo de Pearl, su crecimiento y lograr sanar después de hechos tan tristes. Esto, a través de su relación con familia y amigos, que cambia tras la muerte de su mamá.

No sorprenderá a nadie, entonces, que sea una novela de personajes. Por lo tanto, corresponde hablar un poco de nuestra narradora en primera persona, Pearl. Y voy a empezar diciendo que estoy segura de que a muchas personas les debe de haber caído mal. Quiero que quienes lean esta novela hagan un ejercicio de simpatía y tengan en cuenta: es una adolescente que acaba de perder a su madre de forma inesperada. No pueden esperar que no tenga efectos. A algunos les cuesta más que a otros sobreponerse.

Fuente
Pearl está enojada, está triste y se siente incomprendida. La muerte de su madre afectó todas sus relaciones, tanto familiares como afectivas, y se aísla muchísimo. Su malhumor y su negación a entender a los demás puede ser un motivo de que caiga mal, pero para mí es solo parte de la construcción del personaje y lo que hace que se sienta más creíble. Donde queda flojo es justamente en lo demás. No siento que conozca del todo a Pearl, aunque se da a entender en un flashback que tiene una personalidad bastante relajada y cierto sentido del humor. De cualquier manera, como personaje en duelo funciona y no me fue difícil entenderla y seguirla a través del año que se nos narra. Quizás el fuerte de la novela no está tanto en los personajes en sí, sino en sus relaciones. Por ejemplo, Pearl con su padre, con su hermana, con su abuela, con su mejor amiga, con el vecino. Estos otros personajes me parecieron mejor construidos y contribuyen muchísimo al desarrollo de la historia.

El padre es una persona muy cansada y muy triste, que busca que sus dos hijas sean felices mientras lucha para mantenerse en pie tras la muerte de su esposa. Que Pearl lo responsabilice de esta muerte y que sea de trato difícil puede llegar a resultar molesto a veces, pero la relación de estos dos a través de ese año tan complicado para mí es el centro de la novela, junto con el proceso de Pearl de entender quién fue su madre, por qué admirarla y por qué dejar de idealizarla. Su abuela paterna es un personaje que entra un poco como comic relief, mueve la trama y ayuda a Pearl a entender alguna que otra cosita. La amiga es un gran ejemplo de cómo las relaciones más cercanas pueden verse afectadas por lo que nos hace daño y que es muy difícil a veces saber ayudar a quienes amamos cuando sufren. Y obviamente hay que hacer mención a su relación con la bebé, que es complicadísima y la que peor hace sentir a Pearl.

Fuente
La relación que quizás no me hizo tanta ilusión fue la que tiene con cierto chico que le gusta. Aunque me parece interesante que se explore cómo una pena tan grande puede complicarnos a la hora de iniciar una relación de este tipo —y aunque también me gustan las historias en las que el romance no es lo principal sino un elemento más—, me pareció que en el fondo no estaba aportando nada y que la novela no habría cambiado demasiado si no estuviera ahí. Es obvio para quien leyó que esta persona tiene apariciones en momentos clave; no digo que la novela pudiera avanzar sin ellos, sino que da bastante igual que sea él o que sea otro. De cualquier manera, me parece algo bastante personal y capaz que a otros les parece lindo que las cosas se den así. No tengo muchas más quejas, para ser honesta.

Estamos en Londres, y aunque la ambientación es contemporánea y no se centra demasiado en lo londinense, se sintió natural. También fue muy natural la prosa, que se hizo ligera y fácil de leer. Es de esos que se podrían terminar incluso en una noche. Ya lo dije más arriba, pero se nos narra en primea persona el año posterior a la muerte de la madre de Pearl. Se nos cuentan algunas cosas según avanzan los meses, por lo que no es tan lineal.

En definitiva, es una novela que recomiendo, que entretiene y que nos da varias oportunidades para reflexionar. Incluso tiene algo que está ahí a medio camino del realismo mágico y que no sé si termino de entender —si alguien leyó y tiene ganas de debatirlo, yo encantada—, así que es más de lo que aparenta ser a primera vista. ¿Se animan?

///

Estoy escribiendo esto agotadísima pero feliz, porque este fin de semana fuimos a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Ya les había dicho que con cinco booktubers uruguayas íbamos a participar de unas charlas con autores como parte de la delegación de Uruguay —Montevideo es la ciudad invitada—, pero ahora les voy a dejar algunas fotos de momentos lindos —no tengo las de las charlas, pero ya las verán por ahí— y el video que hizo una de ellas para que tengan más idea de lo que vivimos. Fue muy emocionante y sigo maravillada con la experiencia que vivimos. ¡Muchísimas gracias al Ministerio de Educación y Cultura y a la Intendencia de Montevideo por hacerlo posible!

Zesu, yo, Sarah, Federico Ivanier, Romina, Lucía y Lula
en la embajada de Uruguay en Argentina.

Zesu, Roy Berocay, Fernando González y yo.

Representando al #Clubdelectura.uy

Con Andrea Izquierdo, que me firmó Otoño en Londres :)

Cenando con Gabriela Armand Ugon y Federico Ivanier.

En el Jardín Botánico Carlos Thays.


jueves, 10 de mayo de 2018

El reloj mecánico + Dragones en el río Negro - Doble mini reseña #HelenThursday + ¡Librofest!

Una fría noche de invierno, la nieve cae en una pequeña ciudad, el viento hace resonar las campanas de la iglesia... y el novelista Fritz empieza el relato de su última narración. En ese instante, los más extraños sucesos empiezan a desencadenarse, ligados unos a otros, como si se tratase del engranaje de un reloj. En esta inquietante historia se entremezclan un atormentado aprendiz de relojero, un príncipe autómata, un amenazador caballero enfundado en su armadura y el siniestro señor Kalmenius, que, según algunos, es el diablo en persona... Personajes mecánicos y errabundos, sin ningún control sobre sus movimeintos, que can vagando por el mundo y quemando su vida al compás que dicta un reloj mecánico.






Llevo queriendo hacer esta entrada desde hace meses, pero nunca parecía ser el momento. Ahora que puedo, siento que no tengo tan frescas estas historias, pero no quiero que se me pase el año sin comentarlas y sin recomendarlas. Por lo tanto, se viene doblete de mini reseñas para conocer un poquito ambos libros.

El primero es de un autor que me gusta mucho, como quizás sabrán los que siguen este blog desde hace tiempo, que es Philip Pullman. Encontré este librito en una librería de la rambla de Piriápolis, este verano, y lo leí muy rápido. Fiel a su estilo, el autor rápidamente nos introduce a una historia misteriosa, repleta de tensión y con un tono siniestro que me hace pensar que sus historias nunca son tan infantiles como parecen. Además, hay algún que otro plot twist inesperado. En general, se lee muy ligero, pero la prosa es excelente, como siempre. Pullman sabe escribir bien sin que sea ni superficial ni recargado, lo que se agradece. Recomiendo con fuerza, sobre todo si ya conocen al autor. Además, sepan que se viene un especial en mi blog de otras de sus obras durante este mes.

///

Yamila va a pasar una semana a la granja El Refugio. Nilda y su hija Luz viven allí felices en contacto con la naturaleza. Pero la calma del lugar se verá alterada cuando algunos habitantes aseguren haber divisado en el río un animal gigante que parece un dragón. La estadía de Yamila se convertirá en una aventura extraordinaria.












Este otro también lo leí de vacaciones, poco después del anterior, pero lo recibí gracias a Santillana, cuando nos invitaron a mí y a Ana, del blog El refugio del dragón de tierra, a conocer a su autora. Ya sabrán que a ambas nos gusta mucho, así que fue un sueño cumplido. Aprovechando que es jueves —quedan menos de dos horas por acá, pero lo aprovecharé igual—, declaro esta entrada parte del #HelenThursday. Es una novela sencilla, muy del estilo de las clásicas de la autora con las que muchos de nosotros crecimos. Lo más importante, para mí, es que se centra en tres pilares fundamentales: el crecimiento y desarrollo de Yamila, la protagonista, y cómo supera esos sentimientos que la hacen estar tan enojada (es una adolescente muy creíble), la importancia de la familia y los amigos, los vínculos en general, para ser felices y sanar, y por último, el cuidado y la preservación de los ecosistemas. Si bien no es mi novela favorita de Helen, también se lee muy rápido y deja más de una enseñanza.


///

Ahora mismo, mientras termino de escribir esta entrada, me estoy preparando para salir hacia Buenos Aires. Como les contaba en la entrada del lunes anterior, voy a estar en la Feria del Libro y eso me tiene súper entusiasmada. Pueden leer los horarios y detalles de las charlas en las que participamos en la entrada que mencioné, linkeada en este párrafo.

Además, les traigo una novedad: ¡vuelve la Librofest! Una convención literaria organizada por el #Clubdelectura.uy. Después del éxito del año pasado, esperamos solo cosas buenas para esta. No se lo van a perder, ¿no?

Más adelante les traigo más información sobre las actividades. Por ahora, les dejo el afiche con los datos más importantes:




lunes, 7 de mayo de 2018

El lamento de los abedules - Reseña

Un amor no correspondido. Un amor imposible. Un amor que nunca debería haber existido. El lamento de los abedules se adentra en las vidas de unos personajes, víctimas de su tiempo, cuyos caminos están predestinados a cruzarse.
Mientras un soldado es obligado a retirarse del ejército por una herida incurable, una princesa es sometida a un matrimonio no deseado. Además, a la ciudad llegan una mujer con ideas demasiado avanzadas para su época y un hombre hecho a sí mismo, considerado un extranjero en su propia tierra. Ambos se reencontrarán con su viejo amigo, el conde, que ahora esconde sus sentimientos tras una fachada de indiferencia y todo tipo de excesos.
Sumérgete en el imperio zarista, cuando la era industrial transformaba Rusia y los nuevos movimientos anarquistas estaban a punto de cambiar la historia para siempre.



Estos meses están siendo una demencia, y para variar, ando atrasada con las reseñas. Si todo sale bien *cruza los dedos*, este podría llegar a ser mi último año de facultad, así que imaginen cómo ando. Spoiler: mal. Probablemente esto pase durante todo el año, así que no se sorprendan si las cosas de los lunes aparecen los martes o las de los jueves, en viernes. Voy a hacer todo lo posible para que no pase, pero bueno, está complicado. Además, ya saben que siempre ando metida en mil cosas y quejándome de todo, así que se imaginarán...

Fuente
Pero vamos a lo que nos compete: la reseña de esta maravillosa novela, que tuve el honor y el gusto enormísimo de corregir. Ya había conocido la muy bella prosa de Enara en su anterior novela, Amapola de sangre, y me alegra poder decir que entre esta y aquella noto un avance enorme, en casi todos los aspectos, diría yo. Trama, personajes, prosa, ambientación... Todo esto ya era bueno, pero el trabajo que se nota en esta es espectacular. Y eso que era todo un desafío; escribir novela histórica es dificilísimo, pero creo que fue un desafío superado con éxito. Ya vamos a hablar sobre eso.

Primero hablemos de la trama de esta novela. La historia se nos cuenta de forma pausada y clara, despacio. Sé que muchos no gustan de las cosas lentas, pero creo que es el tono ideal para ir metiéndonos de a poco en esta época y sociedad tan diferentes sin que nos apabullen. Y claro, para conocer a los personajes, sus historias y motivaciones. 

Fuente
También este pacing es fundamental porque no tenemos una trama única ni lineal; a pesar de estar narrada en tercera persona, son varios los personajes que nos van a contar sus peripecias, todos con distintas motivaciones y objetivos. Por un lado tenemos a Nadia y Yuri y su peculiar spoiler matrimonio convenido (no es tan spoiler, eh) spoiler. Por otro, a Nikolay, el hermano de Nadia, y sus intrigas. Y por otro, a Larissa y el resto de los revolucionarios. Tramas que aparentan no tener mucho que ver, pero que, como no podía ser de otra manera, se entrelazan para llegar a un final in crescendo.

Por supuesto, todo esto se basa en una excelente construcción de los personajes. Además de los principales, hay una buena cantidad de secundarios, de esos que jamás se sienten como relleno sino como parte de algo más grande. Y si no les parece, esperen al final. La autora no dio puntada sin hilo. Como son tantos, voy a hablar de los principales, los que mueven la historia.

Fuente
Yuri y Nadia podrían ser fácilmente los protagonistas de la historia. Él, un hombre decidido a rehacer la fortuna y el nombre de su familia. Ella, una princesa de corazón de hielo que duda poder ser feliz alguna vez. Spoiler La relación entre ambos tarda en cobrar fuerza, pero qué linda es de seguir spoiler. El hermano de Nadia, Nikolay, también tiene el corazón de hielo, pero los fantasmas del pasado que soporta son más que suficiente para justificarlo un poco. Quizás. El conde Lev, por otro lado, es la figura alegre y despreocupada que necesitamos para balancear este combo. Aunque quizás no es exactamente lo que parece. Y por otro lado mi personaje favorito, Larissa, que es una mujer fuerte, independiente, con una fuerte empatía por las problemáticas sociales de su tiempo y muchísimas ganas de cambiar el mundo. Estos son los hilos principales que van a entretejerse para contarnos la historia al completo.

No podemos olvidar, sin embargo, que esta es una novela romántica. Así que sí, pueden esperar romance, aunque pase de todo y a veces nos olvidemos un poco del amor. Es una parte muy importante, de todas formas, así que vamos a tener momentos para llenarnos de emociones y para llenarnos de intriga, con las partes románticas y con todo lo demás.

Fuente
Ahora sí, pasemos a un elemento importantísimo: la ambientación. A ver, yo no sé mucho de este período en particular, pero cada vez que busqué algo por curiosidad, me fascinó el trabajo de documentación que hay detrás de la novela. Y se nota, se ve en cada detalle y gesto de los personajes, en lo bien que se mueven en el mundo que se nos relata. Sé que a varios les puede abrumar un poco la cantidad de nombres en ruso que aparecen, pero soy de la idea de que cuando empezamos a conocer a cada personaje, esta dificultad desaparece. Además, no se van a llamar Pepito y Juanita viviendo en Rusia en esa época, ¿no? En fin, que si pueden prestar atención a los detalles y a todos los elementos culturales que se mencionan, háganlo. Y si quieren seguir indagando en el aspecto histórico, seguro se encuentran con cosas interesantísimas. Esta novela también puede ser un disparador para aprender más sobre la época —algo que amo que suceda.

La prosa, como dije arriba, es espectacular. Ya lo había comprobado con su anterior novela, pero la forma que tiene Enara de hilar palabras y convertirlas en oraciones hermosas, en párrafos que además de contar algo, lo cuentan bien, es envidiable. Hace que una novela larga y que se mueve despacio se lea con buen ritmo y con muchas ganas. En ningún momento me sentí trancada ni desmotivada con la lectura; siempre quise seguir y las veces que paré fue porque alguna frase me había parecido especialmente linda.

Fuente
Está bastante claro que voy a recomendar esta novela. Me quedo sin adjetivos para expresar lo buena que es y lo mucho que me gustó. Sé que hay aspectos que podrían desanimar a algunos, pero realmente los insto a intentar superarlos, porque la historia y los personajes realmente valen la pena. Y si son entusiastas de Rusia, sobre todo de ese período, van a disfrutar muchísimo. Es una novela romántica histórica emocionante, atrapante y muchos otros -ante que seguro hacen que pasen un muy buen rato. No sé, yo me haría caso (?).

lunes, 30 de abril de 2018

Máquinas mortales - Reseña + ¡Muchas novedades!

Londres está en movimiento. Su presa podrías ser tú...
Londres es una ciudad sobre ruedas: una ciudad como nunca habías visto. Tras la terrible Guerra de los Sesenta Minutos, las ciudades que sobrevivieron al apocalipsis se convirtieron en depredadoras, persiguiendo a ciudades menores y alimentándose de ellas.
Londres es una de ellas y se encuentra a la caza de una pequeña urbe, cuando Tom se topa con una joven asesina. Ambos acabarán en la Región Exterior, un páramo desolador marcado por las huellas de las ciudades ambulantes. Este es el comienzo de una gran aventura para estos dos chicos, que tendrán que aliarse para poder sobrevivir.







Primero que nada, disculpas por la falta de reseña la semana pasada. Fueron días muy complicados, la gente de mi entorno lo sabe bien, y realmente no logré ser productiva en ningún aspecto de mi vida. No me gusta no cumplir con los días de publicación establecidos, pero realmente no hubo forma

Tenía curiosidad por este libro desde que lo vi entre las novedades de Me gusta leer. ¿Londres una ciudad sobre ruedas? ¿En un futuro lejano, distópico? ¿Necesito decir más? Muchísimas gracias a Penguin Random House por hacerlo posible con un ejemplar.

He de decir que, de todas formas, tuve sentimientos encontrados con el libro. Tengo la certeza de que lo habría disfrutado más si hubiera investigado previamente como para saber que se trata de un middle grade. Así que tomo la responsabilidad ahí de que las expectativas me jugaron en contra, y voy a explicar bien por qué.

Lo que me llamó de esta novela fue el worldbuilding, como les contaba. Es una ambientación muy llamativa y, a mi entender, muy bien lograda. La forma en que se habla de ella o que los personajes interactúan con su entorno se siente real y creíble. Además, se habla bastante del pasado —dado que es un futuro lejanísimo— y de cómo los humanos llegamos a eso, por lo que no se siente agarrado de los pelos, sino bien pensado y planteado. No puedo esperar a ver cómo se nos muestra en la adaptación cinematográfica, que además tiene mucha pinta. ¿Vieron el trailer? 


Mis problemas fueron más bien con que la historia y los personajes se me hicieron un poco superficiales. No en sí mismos, sino quizás porque todo se nos contaba muy rápido, muy directo al punto. Pasan muchas cosas, muy rápido, y no me pareció que se le diera el tiempo a los personajes de entenderlas o sentirlas, mucho menos que les causaran un efecto visible para el lector.

¿Qué es lo que quiero decir? Me da la impresión de que caemos en un mundo muy bien planteado, con personajes de rasgos fuertes y redondos, con un pasado claro que influye en su forma de ser y relacionarse con los demás. Sin embargo, durante la historia que se nos cuenta, no veo que su forma de actuar refleje los sucesos que sufren —y «sufrir» es el verbo adecuado, sí, pobrecitos— y por lo tanto no llegué a conectar del todo con la mayoría. Eso sí, cómo la quise a Anna Fang, les juro.

¿Hace esto que no sea una lectura recomendable? Para nada. Se lee muy rápido y entretiene un montón. Es casi como ver una película con la mente —sí, es de esos libros—. Y los temas que plantea, fuera de la simplicidad del cómo —que en un middle grade no me parece mal—, son mucho más serios de lo que imaginaba en un inicio. Todo libro que cuestione la autoridad porque sí, el abuso de los más fuertes hacia los más débiles y la sobreutilización de recursos limitados tiene mi bendición.

Entonces, para ir cerrando, porque esta va a ser una entrada muy larga, les cuento que fue una lectura que disfruté y que me dejó con mucha curiosidad por su adaptación. Si bien es parte de una saga, creo que este primer libro puede leerse perfectamente como autoconclusivo, así que eso dependerá de ustedes. Por cierto, ¿vieron qué belleza las nuevas portadas de la edición en inglés?


///

La primera de todas las novedades que les traigo en esta entrada es que el sábado pasado fue la presentación de mi novela, Las lunas de marzo, ahora que vino a Uruguay con la distribuidora Aletea. Fue una experiencia preciosa y muy cálida, y quiero agradecer a 11:11 Café y Casa Donka por las ganas y por hacerme sentir tan bienvenida. También muchas gracias a todos los que fueron ese día ♥.


Pueden encontrar la novela en La Libélula Libros, en Paseo Planeta. Muchas gracias a Nazarena por el apoyo siempre ♥.

///

Entre otras cosas, quiero contarles de un proyecto precioso que se llama Harta. Quizás ya vieron la imagen en la columna, a la derecha, pero no han entrado y quieren saber de qué trata. 


Pueden leer más al respecto aquí. Estamos súper entusiasmadas con este proyecto, en el que trabajamos con todo el amor del mundo. Específicamente, soy parte del equipo de corrección, pero estoy colaborando también con recomendaciones literarias, como pueden leer aquí y aquí, si tienen ganas. 

¿Ya conocían Harta? ¿Qué les parece?

///

Al fin puedo contarles algo que me tiene emocionadísima: ¡nos vamos a la FILBA!
Gracias al Plan Nacional de Lectura, a la Dirección de Educación y a la Intendencia de Montevideo, vamos a participar de unas actividades en el stand de Montevideo en la Feria del Libro de Buenos Aires el viernes 11 de mayo.  

¿Quieren saber más?


No puedo más de las ganas de que llegue ese día, y estoy segurísima de que no soy la única. Así que ya saben; si andan por ahí, ¡no se lo pierdan! Además, ya saben lo mucho que adoro a Federico Ivanier. Se pueden imaginar el entusiasmo que me produce todo esto ♥.

Edito: las charlas se darán a las 20.30.

///


Para cerrar esta instancia de noticias, les cuento que ya está en marcha la lectura conjunta de Reina de sombras, la cuarta novela de la saga de Sarah J. Maas. Los que participaron en las lecturas conjuntas anteriores ya sabrán que lo único necesario para unirse es utilizar el hashtag #LCSombras en la red que estén utilizando. Nos encanta poder seguir realizando lecturas conjuntas de una saga que amamos tanto ♥. 
///

En fin, eso es todo por ahora. Tiempos moviditos, como verán. ¡Que tengan una buena semana!

lunes, 16 de abril de 2018

Mi maravillosa librería - Reseña

Petra Hartlieb tiene ahora una gran familia, un perro y una librería. Diez años atrás, estando de vacaciones en Viena, su ciudad de origen, supo de una bonita librería de barrio que cerraba sus puertas y estaba a la venta. Lo que en principio se planteó como una especie de broma (¿por qué no la compramos nosotros?), provocó en pocas semanas un cambio radical de vida, de ciudad y de oficio. Pero no fue fácil, tuvo que luchar contra un sinfín de contratiempos; no estaba preparada para convertirse en empresaria, y tampoco lo estaba para ser al mismo tiempo librera, esposa y madre. Este libro cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI. Una estupenda historia sobre cómo conseguir aquello que amamos. Una historia llena de divertidas anécdotas y emociones sin fin, que logra, gracias a una escritura ágil, directa y muy empática, que todos seamos partícipes de las alegrías y los problemas de Petra. Es, además, una maravillosa descripción de la vida diaria de muchas librerías y en muchos países: un mundo en miniatura en el que, de algún modo, habitamos todos aquellos que amamos los libros.

Hace unos cuantos meses, mi padre llegó a casa y me dijo: «compré este libro porque te lo quería regalar, pero después vi este y me pareció que te iba a gustar más; no sé, elegí». Al final, él solito decidió darme este, que fue el segundo que vio. Lo tuve en mi biblioteca hasta hace bastante poco porque antes hubo otras prioridades más inmediatas, pero como ya saben, uno de mis propósitos de este año es bajar la cantidad de libros acumulados que tengo sin leer

Es importante empezar aclarando que esta no es una obra de ficción —yo sé que qué es ficción y qué no es un tema debatible, pero me refiero a que la autora cuenta aquí una experiencia de vida—: el libro relata cómo la autora adquirió la librería y los desafíos que tuvo que enfrentar para que fuera el lugar de culto que es hoy en día. 

Por supuesto, el tono en el que está narrado hace que la lectura sea fácil, ágil y amena. La autora narra como si estuviéramos en un café y ella nos contara de su vida entre taza y taza. Una anécdota lleva a la otra, con comentarios inteligentes y mucho humor, y no se guarda nada, ninguna opinión, por ácida que sea. Al final, llegamos a sentir que conocemos muy bien a esta mujer y al resto de los empleados de la librería.

Además, todos los que amamos los libros o trabajamos en el mundo editorial tenemos una cierta curiosidad por lo que tenga que ver con esto, así que conocer los retos y las dificultades de ser librera se vuelve de lo más interesante. No puedo evitar acordarme de libreros a los que conozco y a los que veo esforzarse muchísimo, y ver que en sí es un trabajo difícil siempre me deja una sensación un poco amarga en el pecho.

Por otro lado, es esto último lo mismo que me hace levantar una ceja frente a ciertas de estas dificultades. No podemos olvidar que la autora es de Austria, un país primermundista, cuya situación económica es envidiable. En casi todo momento, hay un cierto colchón. Cuando las cosas parecen ir peor, siempre hay amigos o vecinos o conocidos dispuestos a ayudar, hasta con préstamos de miles de euros. No quiero decir que no hayan tenido que enfrentarse a momentos de tensión ni que no sea una profesión sufrida, pero en más de un momento sentí que era una visión bastante privilegiada, de todos modos.

Tampoco me hizo especial ilusión el rant sobre Amazon, aunque sí puedo entender los motivos y sé que gran cantidad de libreros, sobre todo los pequeños, tienen sus motivos para sentirlo una amenaza. Creo, sin embargo, que se hizo demasiado hincapié sobre este tópico y que hasta se hizo tedioso en un momento. Fue la única parte del libro que me dio esa sensación. 

En general, salvando lo de estos últimos dos párrafos, para mí fue una lectura súper disfrutable y enriquecedora, y me encantó la forma de la autora de hacernos partícipes de su historia. Además, la edición es preciosa, cuidada, y el papel suavecito. La editorial tiene varios títulos prometedores, así que voy a ver si puedo seguir leyendo de estos. No sé a dónde llega esta editorial, pero por lo pronto, en Uruguay ya los vi en más de una librería. Espero que se animen a leer ♥.

lunes, 9 de abril de 2018

El héroe de WondLa - Reseña

En la primera y extraordinaria primera novela de esta serie, Eva Nueve se vio obligada a dejar atrás el refugio subterráneo en el que pasó su infancia y lanzarse a la aventura en un mundo futurista poblado de insólitas criaturas. Su búsqueda de otros seres humanos la llevó a conocer a un niño llamado Hailey, quien a su vez la condujo a Nueva Attica, una comunidad donde los seres de todas las formas y tamaños viven en aparente paz y armonía. Sin embargo, las cosas no son lo que parecen y Eva Nueve pronto se da cuenta de que algo siniestro está ocurriendo en ese idílico lugar. Es algo que la lleva a emprender una nueva y peligrosa aventura. 







Antes que nada, quiero avisar que este mes viene siendo extremadamente complicado para mí; no por nada personal, estoy bien, tranquilos todos (?). Lo que pasa es que tengo montones de proyectos y la facultad, lo que hace que mi ritmo de lectura y tiempo para reseñar disminuya. Por eso no publiqué el jueves pasado, y no creo que lo haga en esos días durante el mes de abril —veremos en mayo— para poder mantener una cierta cordura. También sé que no estoy devolviendo comentarios ni leyendo los blogs que suelo leer ni estoy muy activa en redes, pero después de esto, asumo que no les sorprende. Intentaré ponerme con eso un fin de semana o algo.


Demoré bastante en leer este libro, que me regalaron a fines de 2016. No porque el primero no me haya gustado, sino porque fueron surgiendo otras cosas, yo qué sé. Este año me propuse leer más de lo que tengo acumulado antes de llenarme de cosas nuevas, así que este no podía no ser de los primeros. Me alegro mucho, porque lo leí con una rapidez y entusiasmo que ni les puedo explicar.

La historia empieza donde nos habían dejado en el primer libro; nuestra protagonista, Eva Nueve, tiene ahora la oportunidad de saber qué fue del resto de los humanos y de encontrarse entre los suyos, después de haber escapado de sus enemigos, no sin pérdidas. Sin contarles mucho más de esto, les cuento que el argumento de este libro va más por ese camino: ir al encuentro de la humanidad y entender cómo es el mundo ahora.

¿Y cómo es? Bueno, la tecnología ha avanzado muchísimo, pero los humanos son pocos y mantenerse con vida no es tan fácil. Sin embargo, son felices. La mayoría. Y acá es donde Eva empieza a notar que encajar allí quizás sea más difícil de lo que imaginaba. Y que tal vez encajar ni siquiera sea lo mejor que le podría pasar.

Y tal vez todo sea más turbio de lo que parecía.


Por supuesto, todo tiene que ver con el gobierno de esta ciudad y con sus intenciones respecto al resto de Orbona. No quiero spoilear qué pasa por acá, por supuesto, pero obviamente hay un cierto tono político y antibelicista que lejos de querer imponer ideas, da paso a que los lectores middle grade se planteen cosas y reflexionen.

En caso de que alguien se lo estuviera preguntando, vamos a tener más de Orbona, ya que también hay un tono ecologista importante que nos acompaña desde el primer libro. Quizás en este se haga todavía más hincapié en la diversidad de especies de extraterrestres y en su importancia, sobre todo en contraposición a la ausencia de esta en la ciudad de los humanos.

Fuera de esto, la acción es casi constante. Hay pocos momentos de descanso para nuestros protagonistas, y todo pasa muy rápido. Esto tiene sus ventajas y desventajas, por supuesto. Lo bueno es que atrapa y que nos mantiene enganchados casi todo el tiempo. Como dije, lo leí muy rápido y las ganas de saber me hicieron imposible poder soltarlo.


Lo malo es que le quita tiempo de desarrollo a los personajes. Entre esas cosas que pasan, siento que los nuevos no llegan a conocerse lo suficiente, y cuando pasan cosas emotivas —incluso muertes—, sus reacciones no son todo lo fuertes y duraderas que deberían ser para que resulten creíbles o para que impacten al lector. Sí creo que la relación entre Eva y Rovender Kitt, que ya había aparecido en el primer libro, se profundiza y se vuelve real, pero ¿con los nuevos? Mmm, no del todo.

Una vez más, la prosa permite agilidad y el libro está acompañado de estas hermosas ilustraciones, hechas por el autor, que nos ambientan todavía más. Toda la historia de Orbona y lo que pasó con los humanos se me hizo fascinante, y muero por saber más de lo que va a pasar entre estas dos fuerzas —aunque tengo mis teorías— y sobre el papel de Eva en todo esto.

En definitiva, es un libro muy lindo, como el primero, que disfruté, a pesar de que creo que no le vendría mal más profundidad en le desarrollo de personajes. Ustedes, ¿conocían la saga? ¿Lo van a leer?

lunes, 2 de abril de 2018

Emmy & Oliver - Reseña

Un solo día puede cambiar todos tus planes. Y aunque no sea por tu culpa ni tu decisión, sufrirás las consecuencias... ¿para siempre?
Emmy solo pretende hacerse cargo de su propia vida. Quiere salir, surfear y hasta estudiar sin el implacable control de sus padres. Pero ellos no se atreven a darle libertad; no desde hace diez años, cuando Oliver desapareció.
Oliver necesita tiempo para comprender. Creció pensando que su padre era genial. Nunca imaginó que lo tenía secuestrado, huyendo de su madre y de la ley. Descubrirlo y regresar a su ciudad hacen que su corazón tambalee y que ya no sepa bien quién es.
Emmy y Oliver iban a ser los mejores amigos siempre. Y podrían haber sido mucho más... antes de que sus futuros fueran destruidos. A pesar del espacio y el tiempo separados, Emmy nunca perdió la conexión interior. Pero ¿podrá Oliver reencontrarse con ella y con él mismo?
Una novela sobre los amigos, la familia, la identidad, los miedos cotidianos y el torbellino que significa crecer con un corazón partido. 

Fuente
La verdad es que, aunque conocía esta novela de vista, no había pensado seriamente en leerla. Fue gracias a Nazarena, de La Libélula Libros, que pude hacerlo. Muchísimas gracias a ella por el ejemplar. No tenía muchas expectativas al empezarlo, y fue excelente porque igual las habría superado. Es un libro que me gustó muchísimo.

Por la portada, cualquiera diría que se trata de una historia de amor medio cursi, capaz que más de lo mismo. Pero seguro que pensamos que se trata sobre todo de una historia romántica. Recién ahora, al haber terminado la novela, entiendo del todo los elementos de la portada. Y si bien los entiendo, creo que no expresa acertadamente el contenido de esta.

En realidad, podríamos decir que es una historia de amor, sí, pero de muchos tipos. El que hay entre amigos, en una familia, y sí, también el romántico. La historia de Emmy y Oliver es más que un romance.

Supongo que se habrán dado cuenta de que esta es una novela de personajes. No sé si hay una trama muy marcada —más allá de la superación de los personajes del trauma que supuso para todos el secuestro de Oliver—, pero lo que es seguro es que las acciones y sentimientos de los personajes son quienes cargan el peso de la historia. Mal hecho, esto podría haber salido tremendamente mal. Ya conocemos historias aburridas y sin dirección, ¿verdad? No es así. Esta novela se hace muy llevadera y, a pesar de que no hay muchos hechos fuertes, nunca dan ganas de dejar de leer.

Fuente
Como buena novela de personajes, estos están bien construidos y son reales. La historia nos la narra Emmy, la protagonista, en una primera persona muy cercana. También hay unos pocos brevísimos capítulos que cuentan experiencias de su infancia, en tercera persona. Todo esto nos ayuda a reconstruir sus vidas, lo que vivieron juntos, lo que no y lo que van a vivir ahora que Oliver volvió.



Lo más importante es entender que todos los personajes sufren las secuelas de la ausencia de Oliver, de una forma u otra. Emmy, por haber perdido a su mejor amigo y porque ahora sus padres son extremadamente sobreprotectores. Sus padres, el terror continuo con el que viven. La madre de Oliver... Ni hay que decirlo. Los otros amigos de Emmy, Caro y Drew, también notan la ausencia que quedó entre ellos y su amistad se pone a prueba con su retorno. Además de sus propios problemas, que también son tenidos en cuenta.

Probablemente estos sean los personajes más importantes, y también son los niveles de relación que tiene Emmy: sus padres, sus amigos y Oliver, que es más que un amigo. Además, tiene que lidiar con todo lo que supone ser una adolescente a punto de terminar el secundario, con metas y pasiones y objetivos, algunos de estos un poco complicados para unos padres como los suyos.

Fuente
La situación de Oliver respecto a su secuestro y a cómo se maneja ahora que volvió con su madre me pareció interesantísima y muy bien manejada. Lejos de antagonizar a uno de los progenitores, lo sentí un relato muy honesto y visceral. Le creí a él, que no deja de ser un adolescente que vivió una vida muy complicada, cuando decía no odiar a ninguno. No quiero contar mucho más sobre esto.

La narración ayuda muchísimo a que la lectura sea amena y ágil; dado que Emmy narra en primera persona, es prácticamente como estar en su mente. La prosa es sencilla y bastante inteligente. Disfruté especialmente los diálogos, llenos de humor, a veces sarcasmo. Muy el tipo de cosas que me gusta leer.

En definitiva, es un precioso libro en el que se desarrollan todas las relaciones de la protagonista, de forma creíble y que llega. Es emocionante, es divertido y se lee rapidísimo, si se quiere. Yo solo puedo recomendarlo. Háganse el favor de leerlo.

jueves, 29 de marzo de 2018

Jueves de entrevistas: Ester Pablos

¡Hola a todos! Hoy llega la última entrevista de este ciclo y le toca a una autora muy especial: Ester Pablos.

Nacida en Zamora (1990), aunque siempre vivió en Cantabria, es licenciada en Historia por la Universidad de Cantabria, donde también cursó el Máster de Patrimonio Histórico y Territorial. Como cuenta en su biografía, ganó algunos concursos de ámbito local y en 2008 estuvo incluida en la Lista de Honor Oro del Premio Jordi Sierra i Fabra. Publicó con Escarlata, de 2015 a 2017, la trilogía de ciencia ficción Los Apátridas. Además, tiene un blog en el que habla de mitos y leyendas.


¿Desde cuándo escribís ficción? ¿Qué te inspira a hacerlo?

Desde que era pequeña. Incluso antes de aprender a escribir ya me gustaba contar cuentos. Me sabía de memoria muchos diálogos de películas de Disney y podía recitar las narraciones de algunas cintas de radio. Siempre me gustaron las historias de ficción, sobre todo aquellas que contenían elementos mitológicos; o los cuentos de los hermanos Grimm. Gracias a ellos me aficioné muy pronto a la fantasía oscura, y eso influyó bastante en mis gustos literarios. La gente solía decir que siempre estaba en las nubes, pero yo diría que estaba mucho más lejos de lo que ellos creían.


¿Qué géneros preferís a la hora de escribir?

Me gusta mucho la fantasía (tanto épica como oscura), la ciencia ficción y la mezcla de ambas, a veces con tintes históricos. Sin embargo, siempre he tenido más éxito escribiendo ficción histórica.


¿Y a la hora de leer? ¿Cuáles han sido tus mayores influencias literarias?

Me gustan las historias que rompen con los tópicos del género en el que se enmarcan. Ya sea con su prosa, su argumento o sus personajes. Mi género favorito siempre ha sido mezcla de histórica y fantástica. No sé por qué, pero siempre me llaman mucho la atención. Aun así, procuro no leer siempre a los mismos autores, intento variar y beber de fuentes diversas. En ese sentido soy un culo inquieto. Puedo leer cuentos populares de distintas culturas, o grandes best-sellers, como sería el caso de  J. K. Rowling,  Rick Riordan,  Marianne Curley,  George Martin o Laura Gallego (entre otros escritores menos conocidos) y por supuesto a autores clásicos, como Sófocles o Séneca. También le he dado una oportunidad a autores y cronistas de obras más antiguas o más densas, como El arte de la guerra, El libro de las maravillas o el Pentamerón


¿Cuáles han sido los mayores desafíos al escribir fantasía y ciencia ficción?

Personalmente creo que, en fantasía, lo difícil es ser original de verdad y crear un mundo con vida propia. Es muy fácil servirse de los mismos recursos una y otra vez y olvidar que no tienes por qué incluir los elementos tradicionales, sino que se puede innovar, aunque sea arriesgado. En el caso de la ciencia ficción, el problema es aún mayor, ya que tienes que estar muy al día en nuevas tecnologías y revisar los avances médicos. Este maldito mundo va muy deprisa, y no es raro que algo que considerabas propio de la literatura futurista no solo ya haya sido inventado, sino que quizás han creado algo que va más allá de lo que imaginabas. Adelantarte en uno o dos siglos a lo que ya existe es muy difícil, porque hay verdaderos genios trabajando en estos campos y no todas las innovaciones han salido al mercado.


¿Qué tanto dedicás a la investigación previa antes de escribir?

Depende del género, pero alrededor de dos o tres meses y de forma intensiva. La ciencia ficción y la novela histórica siempre llevan muchísimo tiempo de documentación. La fantasía algo menos, pero también surgen situaciones que te obligan a buscar información extra durante el proceso de escritura.  Siempre invierto más tiempo durante el proceso que antes de él. Por mucho que intentes anticiparte e investigar de antemano, no sabes a qué te vas a enfrentar hasta que comienzas a escribir, y es cuando descubres lo poco que sabías sobre ciertos temas. Ya sea náutica, medicina natural, componentes informáticos, distintas clases de lucha o costumbres de pueblos antiguos. Lo importante para conseguir una documentación apropiada es hacer muchas preguntas. Si tienes dudas, los demás lectores también las tendrán. El mayor problema es encontrar fuentes fiables y recopilar las respuestas.


¿Cómo es tu proceso creativo y qué parte de este te gusta más?

Mi proceso creativo ha variado con el tiempo y la experiencia. Ahora siempre escribo guiones, fichas de personajes muy completas, líneas evolutivas, análisis de conflictos, hago bocetos de los lugares que aparecerán en la historia y procuro tener una idea muy definida de cuál será el estilo más apropiado para ese tipo concreto de historia. Si será más recomendable escribir en primera persona o en tercera, si será desde un punto de vista o desde varios, si tendrá una estructura compleja con muchos personajes o si será una historia sencilla y sin muchas pretensiones. Y los puntos de la lista van aumentando a medida que aprendes cosas nuevas. No cometer los mismos errores es lo más importante.
Lo que más me gusta es elaborar las fichas de personajes. Es el momento en el que los conoces de verdad y desarrollas una conexión casi mágica con ellos. De pronto son casi tan reales como cualquier otra persona y pasan a formar parte de tu vida, como si fueran viejos amigos.


¿En qué afecta tu formación académica a tu escritura?

Mi carrera me ayudó bastante a organizar mis ideas, y adquirí una serie de habilidades concretas que han aportado mucha madurez a mis escritos. La edad y la práctica son importantes, pero estudiar Historia me abrió la mente y me proporcionó conocimientos que han resultado ser muy útiles.


¿Qué te parece lo más importante a la hora de planificar una novela?

Para eso es necesario contestar tres preguntas básicas antes de lanzarse a escribir. Qué vas a escribir,
(el tipo de historia), para quién lo vas a escribir (la edad del público en el que estás interesado) y cuánto va a ocupar (si será cuento, novelette, trilogía o saga). Una vez resueltas esas cuestiones es posible elaborar un guion inicial con una estructura mínimamente decente. También es recomendable hacer autocrítica y preguntarte si lo que querías hacer será viable en el mercado actual, aunque no es obligatorio. A fin de cuentas, siempre puedes equivocarte, tanto para bien como para mal.


¿Cómo fue tu experiencia al publicar tus obras?

Es una pregunta complicada. Normalmente pasas por varias fases anímicas durante el proceso. Primero es una explosión de nervios y emoción, todo es genial y maravilloso. Era justo lo que deseabas y piensas que te vas a comer el mundo y que las ventas llegarán solas. Después de unos meses, en los que quizás has realizado tres o cuatro presentaciones, haces cuentas mentales y te corroen las dudas. Empiezas a pensar que quizás no se te daba tan bien como creías, que a nadie le interesa lo que haces, que si no tienes fama y un montón de seguidores y amigos de antemano, no llegarás a ningún lado.  Que solo eres una más de tantas personas que volcaron sus esperanzas en un sueño imposible. Llegas al punto de preguntarte si de verdad merece la pena tanto esfuerzo y tantos quebraderos de cabeza. Al final la única forma de mantener la calma y el buen humor es centrarte en el proceso y no en el resultado. Estás haciendo algo que te gusta y eso es lo importante. Siempre saldrás ganando a nivel de experiencia personal, nuevos amigos, contactos y momentos inolvidables. A veces luchar por una meta que parece inalcanzable es lo que de verdad hace la vida interesante. Pero ante todo debes tener paciencia, trabajar duro y confiar en tus habilidades. 


¿En qué estás trabajando ahora? ¿Podés contarnos sobre tus proyectos futuros?

Ahora estoy escribiendo una novela histórica-romántica de tipo autoconclusivo (pero no haré más declaraciones al respecto porque los detalles son Top Secret). Lo que sí puedo decir es que será mi obra magna. Me está llevando más tiempo de documentación y preparación que cualquier otra historia anterior y puedo asegurar que va a ser muy original en comparación con otras novelas similares. Intentaré darles a los lectores algo que no han visto nunca hasta ahora. Pero no va a ser fácil. También tengo ideas para nuevas historias, por supuesto, pero de momento no escribiré más ciencia ficción. Al menos hasta dentro de unos años.


Sabemos que te gusta la mitología, ¿sobre cuáles de ellas has escrito o te gustaría escribir? ¿Cuál te parecería un desafío demasiado grande?

Me gusta incluir elementos mitológicos, pero nunca podría centrar mis historias en un contexto propiamente mitológico. Me gustan tanto los mitos originales que no soy capaz de reutilizarlos de forma directa (podría inventar nuevas versiones, o tratar de cambiar la historia por completo, pero siempre mostrándome respetuosa con las versiones clásicas). Me interesa mucho la mitología persa, la nórdica y la de Europa central, y creo que la africana, la mesopotámica o la hindú serían un auténtico reto. Son mitologías complicadas.  


Si tuvieras que vivir en una de tus historias, ¿cuál elegirías?

Creo que no podría elegir. No son mundos agradables para vivir. Muere gente muy a menudo y de formas poco agradables. Se parecen demasiado al mundo real.


¿Cómo lidiás con las críticas, tanto positivas como negativas?

Las positivas siempre me sacan una sonrisa y puedo pasarme el día feliz como una perdiz. En cuanto a las negativas, siempre que sean constructivas, son bienvenidas. Apunto las sugerencias en mi lista secreta de «cosas que no debería repetir» y las llevo a la práctica. He ganado algún concurso gracias a esa clase de críticas, y aunque son duras y a veces hacen que te sientas como un felpudo pisoteado por un elefante, siempre aportan información valiosa.


¿De qué maneras cambió tu vida haber publicado en una editorial?

En primer lugar, diría que me ayudó a ganar cierta confianza. Me hizo ver que todo el esfuerzo había merecido la pena. También mejoré mi habilidad para hablar en público (aunque mi miedo escénico a veces se muestra persistente) y conocí muchísima gente nueva. Las cosas no son como había imaginado, pero tampoco las cambiaría por nada.


¿Qué le dirías a quienes recién empiezan a escribir o buscan publicar?

Como todo el mundo que se dedica a este mundillo, que lean muchísimo, que trabajen duro, que sean autocríticos, que investiguen el mercado editorial y si pueden que se hagan visibles. Los autores también son productos, y ante todo las editoriales son un negocio. Pero lo más importante es que crean en sí mismos, y que averigüen qué clase de persona quieren ser, ya que eso afectará a todas las facetas de su vida, no solo a nivel literario sino también a nivel personal.  


///


Muchísimas gracias a Ester por tan completa entrevista ♥. Esta es la última de este ciclo de entrevistas, aunque me estoy planteando volverlo a hacer durante el invierno —es decir, el verano español—. ¿A ustedes qué les parece? ¿Tienen ganas? ¡Lo que me digan es muy importante para tomar esa decisión! También me gustaría saber a quiénes les gustaría que entrevistara —dentro de lo posible, obviamente—. ¿Qué me dicen?


 ¡Feliz jueves!